Lenguaje obsceno en el sexo

El lenguaje obsceno al hacer el amor.

Se dice que hablar mal utilizando palabras obscenas mientras se práctica es sexo es un ingrediente que aumenta el placer sexual. Entre sus efectos están el carácter morboso que proporciona al goce sexual, el aumento de la libido y la prolongación de la eyaculación.

Quizá para muchos esta práctica parezca sencilla pero en cambio no lo es tanto para otros. Las alusiones más comunes para este obstáculo de carácter emocional, son el temor al ridículo, la incomodidad, la timidez, la vergüenza y el miedo a producir un efecto negativo en la pareja. Vencer estos temores es más fácil de lo que parece, quizá la mayor dificultad está en la “primera vez,” la mejor forma de aprender esto es comenzar suavemente y observar el efecto que va produciendo en tu pareja.

Los quejidos y  los gemidos  son las formas más frecuentes de liberar el placer sexual. Encontrar una voz autentica es  importante, pues puede reflejar la manera de ser en la vida normal o puede presentar un aspecto distinto de la persona; una voz muy chillona, que no se corresponde con la personalidad conocida puede romper el encanto; pero la vulgaridad en forma de susurro, y en el momento máximo del placer puede producir un éxtasis subyugador.

No existe un vocabulario de palabras específicas, ya que cada persona es diferente. Lo que si existen son frases que es mejor no pronunciar durante el acto sexual si no queremos cortar el rollo a nuestra pareja ,son el ejemplo de estas:

“Ese orgasmo ha sonado fingido”

Ni se te ocurra decir a tu pareja que ese orgasmo ha sonado fingido, si así lo crees será mejor comentarlo de buenas formas una vez ya hayáis terminado.

“Quiero probar algo raro contigo

Si quieres probar algo diferente con tu pareja, será mejor que se lo digas desde el punto de vista, "tengo curiosidad por probar" y no de la forma "quiero probar algo raro", si se lo vendes como algo raro, seguramente tu pareja se ponga más a la defensiva.

“¿Se supone que esto me tiene que gustar?"

No vayas por ahí, si lo que estás haciendo no te gusta sugiérele cambiar algún aspecto pero no quieras dástelas de listo usando la frase "¿se supone que esto me tiene que gustas?" a menos que quieras acabar ya con el acto y subirte los pantalones.

 

                                                  

Vhotel solicita su permiso para obtener datos estadísticos anónimos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Polítca de Cookies